Liverpool

Liverpool, ciudad de contrastes. Como tantas otras en Inglaterra, la ciudad de Merseyside mezcla de forma genial lo antiguo y lo moderno. Mi estancia en Manchester me permitió el lujo de visitar Liverpool hasta en tres ocasiones, y me dejó las ganas de volver unas cuantas más para seguir descubriendo todos sus rincones y secretos… Liverpool es una ciudad obrera, con gente que tiene un acento en inglés bastante duro de entender, mucho movimiento juvenil por el centro de la ciudad y zonas turísticas de visita obligada que abarcan numerosos estilos y que se entremezclan entre sí haciendo un collage muy colorido y variado.

Para hacer nuestro particular tour por Liverpool os llevaré a través de estas líneas por el mismo camino que hice yo las veces que fui de turisteo. Desde Manchester, en apenas una hora en autobús nos plantamos en la ‘Coach Station’ de National Express (lugar al que llegamos desde otras muchas ciudades). Las posibilidades de llegar hasta el centro son muchas, según lleguemos en bus, tren o avión…, pero esos itinerarios os tocará buscarlos a vosotros mismos… Desde la Coach Station, siuada en Fraser Street, seguimos hasta London Road y de ahí cogemos camino hacia el centro, porque muy cerca llegamos a nuestro primer destino.

St. George Hall

Walker Art Gallery

Al llegar al final de London Road, nos encontramos con una gran plaza (falsa, pues en realidad es un cruce de calles) donde encontramos ya dos de los edificios más espectaculares de la ciudad: la Walker Art Gallery, donde encontramos una muy buena colección de obras de arte de diferentes estilos, representadas por pintores de la talla de Rembrandt, Poussin, Degas, Picasso o Gaughin, entre otros muchos, además de obras de escultura y orfebrería inglesa e internacional;  y el St. George Hall, un edificio neoclásico construido en 1854 y reconstruido recientemente, que hoy tiene funcionalidad de museo de historia del propio edificio y para la realización esporádica de otras exposiciones, espectáculos, etc. Justo delante del edificio encontramos varias estatuas muy vistosas, dos de ellas ecuestres, de la Reina Victoria y de su marido el Príncipe Alberto, y otras dos en pie, una del conde de Beaconsfield y otra de un soldado del que, lo siento mucho, no recuerdo el nombre…

Una vez hecha la visita en este rincón tan cultural llega la hora de ir hacia el centro, una zona en gran parte peatonal, lleno de centros comerciales, metido en el mismo corazón de la ciudad, donde encontraremos, entre otras cosas, esas zona de visita obligada que recuerdan su glorioso pasado cuando los míticos The Beatles buscaban hacerse un hueco en el mundo de la música por sus calles. Pero en ese tema nos vamos a enrollar más adelante… De momento nuestra visita nos hace pasar de largo por el centro -sin olvidar que por aquí hay algún edificio que otro que merece la pena fotografiar- para coger el camino del puerto, uno de los rincones clon más encanto, y para mi un rincón especial, el que cuenta con más encanto de toda la ciudad inglesa.

Esta zona monumental del puerto de la que hablo no da directamente al mar, sino que se encuentra con un enorme espacio de lo que conforma el estuario del río Mersey. Allí nos encontramos con una hilera de edificios a los que nuestra cámara fotográfica no se resistirá, de esos que mezclan diferentes estilos arquitectónicos. Se conforma por el Royal Liver Building, el Cunard Building, el Port of Liverpool Building y el George Dock Building, debajo del cual se encuentran los Mersey Tunnels. Y junto a ellos, nos encontramos con el Museum of Liverpool, un moderno edificio donde podremos disfrutar con exposiciones de todo tipo, normalmente modernas, y muy centradas en la cultura inglesa o en la propia ciudad y su historia. Un paseo por él también es visita obligada.

Royal Liver Building, el Cunard Building, el Port of Liverpool Building y el George Dock Building.

Pero si algo es obligatorio de visitar es el paseo marítimo, justo al lado del museo, entre sus estatuas y sus embarcaderos, donde podemos ver barcos de todo tipo, modernos y antiguos y que nos adentran en un lugar muy especial, Albert Dock, una plaza de agua estancada rodeada de soportales donde podemos encontrar cafeterías, tiendas de souvenirs y interesantes museos, como son el Museo Naval y el Museo del Titanic, por un lado, y el Museo de The Beatles, por el otro…  Por allí cerca también podemos encontrar la noria de Liverpool, ese elemento decorativo tan típico de las grandes ciudades inglesas…

Albert Dock

Puerta de Chinatown

Nuestro camino nos llevará desde aquí a hacer un buen trayecto hasta poder ver las catedrales de la ciudad. En nuestro paseo nos podremos encontrar además conocidos edificios como la Royal Liverpool Phillharmonic Orchestra o el Unity Theatre, hasta que pasando por la enorme puerta de Chinatown (quizás la más espectacular de toda Inglaterra), podemos ver al fondo lasilueta de la Church of Christ Cathedral, la catedral anglicana, una espectacular construcción de estilo gótico austero de enormes dimensiones y construido en arenisca roja, diseñada por el arquitecto Giles Gilbert Scott, iniciada en 1904 y finalizada en 1978. Una catedral que si por dentro parece espectacular no tiene nada que envidiar a un interior muy cuidado que recuerda a construcciones de siglos anteriores…

Church of Christ Cathedral

Muy cerca de este monumento religiosa está la otra conocida catedral de la ciudad, la Liverpool Metropolitan Cathedral, un templo destinado a los creyentes católicos que destaca por su curiosa forma que destila pura modernidad. También se la conoce por allí como Mersey Funnel o Paddy’s Wigwam. Fue obra del inglés Frederick Gibberd y se levanto en apenas cinco años, de 1962 a 1967. La iglesia fue construida con piedra de Portland y tiene planta circular, forma cónica y sostenido en 16 pilares con forma de bumerán y está coronoado con pináculos que parecen llamar a gritos la llegada de un gran rayo de luz del cielo. Para subir hasta ella hay que subir una gran y cansina escalinata y cuando llegas y entras en su interior puedes quedar alucinado, porque creedme que a mi ese interior, con ese colorido y su juego de luces, me recordó a una discoteca.

Liverpool Metropolitan Cathedral

LA LEYENDA DE THE BEATLES

Pero si por algo es conocida la ciudad de Liverpool y en ella se trata de destacar como fuente de riqueza turística, es por la histórica banda de rock The Beatles. Este mítico grupo formado por los no menos conocidos John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr, todos ellos originarios de la ciudad, triunfó en la década de los años sesenta del siglo XX convirtiéndose en una banda histórica e influente para muchas otras agrupaciones que llegaron con posterioridad: Pero que os voy a contar yo que no sepáis…

The Beatles

La cosa es que aquí veámos, como turistas que somos, cuáles son los lugares que visitar en la ciudad de Liverpool y que, en este caso, tengan como reclamo a The Beatles. Con mi corta experiencia yo os podría recomendar cuatro lugares fundamentales. El primero de ellos sería Mendips, la casa situada en 251 Menlove Avenue, Woolton, o lo que es lo mismo, la casa donde nació y vivió sus primeros años el multiinstrumentalista y compositor John Lennon. Su mujer Yoko Ono se encargo de hacer de ella un verdadero museo para sus fans, y hoy día es visita obligada, no sólo para fans del músico y del grupo, sino también para cualquiera que vaya a visitar la ciudad inglesa.

Mendips, la casa de John Lennon

Nuestra segunda parada es una calle, Penny Lane, famosa porque fue allí donde se conformó la banda. Su importancia llegó a tal punto en la vida de The Beatles que de su nombre nació una de sus más míticas canciones, que para la revista Rolling Stone se incluye dentro de las 500 mejores de todos los tiempos. Esa canción y el hecho de que albergara el nacimiento del grupo han hecho que esta calle, junto a la londinense Abbey Road (donde se fotografiaron cruzando para la portada de uno de sus discos), fueran conocidas en el mundo entero.

Penny Lane

El tercer punto a visitar sería el museo, situado, como ya he comentado, en Albert Dock, en el puerto. Este museo esconde una gran cantidad de recuerdos de la banda y muchas cosas interesantes que sorprenden incluso a los más acérrimos fans. Mucha gente no se preocupa de visitarlo, aunque al final merezca la pena, por su alto coste, y es que si queremos descubrir todos sus secretos tendremos que desenvolsar ni más ni menos que 14 libras por persona. Debo confesar que yo no entré. Me hice la típica foto en la puerta y me dirigí destino del último de los lugares que me quedaba en esta ruta, así que desde el puerto nos toca volver al centro de la ciudad.

The Beatles Museum, en el puerto de Liverpool

Actuación en The Cavern

Una vez en el centro, junto a la zona comercial por donde ya pasamos antes se encuentra The Cavern Quarter, al que accedemos por Button Street. Esta zona es una zona que tiene a la música como protagonista. Caminando nos encontramos con tiendas de música de The Beatles, restaurantes de comida típica inglesa, pubs como The Grapes, Rubber Soul y Lennon’s Bar, pero sobre todo con The Cavern, ese famoso pub donde la gran banda de Liverpool comenzó a tocar. En este pub, de entrada libre como cualquier otro, se recuerda bien el paso de grupo por allí, pero también el de otras muchas bandas y aun hoy es un pub donde van a tocar numerosos grupos. Accedemos a el por una larga escalinata y en su interior (como una caverna, claro está) nos encontramos un pub normal pero con sus paredes llenas de recuerdos y vitrinas que le convierten en un museo vivo de The Beatles. Al fondo podemos ver el escenario donde tocaron y sus instrumentos y en una segunda sala de ampliación posterior nos encontramos con un renovado escenario donde hoy tocan los nuevos grupos. Fuera de The Cavern no debemos perder la oportunidad de fotografiarnos con una estatua que allí posa con chulería de John Lennon o sorprendernos con la pared del frente, también propiedad del pub, donde están inscritos en el ladrillo los nombres de todos los grupos que han pasado por allí.

The Cavern Club

PASIÓN POR EL FÚTBOL

Y si por algo es bien conocida también la ciudad de Liverpool es por el fútbol, por sus famosos aficionados y por sus dos clubes históricos: Liverpool y Everton. Este turismo futbolero se excede de muchos itinerarios, pero yo, como buen aficionado al fútbol que no soy no pude desaprovechar la oportunidad de hacer una visita a los míticos Anfield y Goodison Park.

Ambos estadios se encuentran relativamente cerca, y bastante retirados del centro. El primero de ellos, Anfield, se encuentra en el barrio del mismo nombre, un barrio algo desolado que crece en importancia por la presencia de una de las sedes del fútbol munidla. Anfiel es un estadio bastante feo en su parte exterior -yo lo comparé al verlo con una nave industrial-, y se encuentra entremezclado con viviendas del barrio de forma muy curiosa. Dentro, ya es otro tema. Su museo, que recrea una historia gloriosa es digno de visitar y su interior, tras pasar los letreros que dicen “This is Anfield” y “You’ll never walk alone” deja sin aliento a pesar de no ser un estadio de grandes dimensiones, a sabiendas de la cantidad de horas que se han recogido allí en la historia del fútbol.

Anfield

El estadio fue construido en 1884 y curiosamente fue la casa del gran rival en sus inicios. Desde entonces ha ido cambiando mucho y hoy destaca por ese colorido “red” que cubre hasta la última esquina. En la entrada nos recibe una estatua del mítico entrenador Bill Shankly y en la pared principal aparecen algunos de los mejores jugadores del momento en el equipo. Hasta hace muy poco como bien sabéis muchos españoles, entre ellos su gran ídolo hoy odiado Fernando Torres. Aún quedan sin embargo resquicios, por decirlo de alguna manera, y podemos ver en muchas partes la imagen de nuestro querido Pepe Reina. La imagen que da por fuera el estadio no es muy atractiva, aunque por dentro está muy bien cuidado y tiene numerosos detalles sobre la historia del equipo en muchos de sus rincones.

Aficionados del Liverpool cantando el "You'll never walk alone"

Muy cerquita, como decía, está Goodison Park, el estadio del Everton, un campo quizás no tan mítico pero también lleno de historia. Algo más joven que su vecino, se construyó en 1892, momento en el que el Everton abandonó precisamente Anfield para venir aquí. Tampoco es muy atractivo visto desde fuera -muy típico de los campos ingleses-, aunque sí que llama más la atención y por dentro nos encontramos con un auténtico campo inglés, algo más feo que Anfield, eso sí. Sus 119 años de historia en Goodison Road son también míticos para el fútbol inglés y para muchos de los habitantes de Liverpool, que en vez de enfundarse la “red” se han convertido a la “religión blue”, a la del equipo pequeño de la ciudad, pero al rival por excelencia e histórico de su hermano mayor.

Goodison Park

Aficionados del Everton, no precisamente una minoría en Liverpool

Pero la pasión futbolística traspasa las fronteras de los recintos de los estadios de Liverpool y son muchos los establecimientos que llenan el centro de la ciudad dedicados a este deporte y centrados en sus dos principales clubes. Además, también los podemos encontrar representados en varios de los museos, sobre todo en el Museum of Liverpool, en el puerto, donde varias partes de las exposiciones están dedicados a ellos.

Anuncios

Acerca de Antonio S. Sánchez

Soy abulense y orgulloso de serlo, con mis orígenes en un pueblo de la Sierra de Gredos llamado Navadijos, licenciado en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. He trabajado en varios medios de comunicación, como la Agencia EFE o los periódicos 20 minutos y Diario de Ávila, además de que he sido parte activa de Cadena Ser Ávila en un espacio sobre cine. Posteriormente realicé un Máster de Producción Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid y he trabajado dentro de este campo en televisión, videoclips, publicidad e internet. Después de una pequeña temporada en Manchester (UK), reforzando mi inglés, estoy de vuelta a España y concretamente a mi ciudad, donde he vuelto a trabajar dentro del Departamento de Prensa de la Delegación Territorial de Ávila de la Junta de Castilla y León. Actualmente estudio fotografía para seguir abriendo campos de acción y escribo en otros dos blogs aparte de este: http://abulensesexiliados.wordpress.com/ & http://www.tribunaavila.com/blogs/el-baul-del-atrezzo en el diario Tribuna Ávila.

Publicado el 22 febrero, 2012 en Viajes y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

JAVIER ESCOBAR.

Why make me happy every day?

fotoser

Just another WordPress.com site

Estetica y Salud EC

Blog de Cirugía Plástica y Medicina Estetica

Pollock of Light

Twitter: @lluisbusse

Javier García-Moreno E. - Estampas de México.

“Un fotógrafo tiene que ser auténtico y en su obra, debe expresar emociones, provocar reacciones y despertar pasiones.” ~ Javier García-Moreno E.

Pasando la bola

Un lugar donde el deporte no pasa desapercibido

debarrafijabaresavila

Cañas y tapas en Ávila

URieLaRtE

“El arte es la expresión de los más profundos sentimientos por el camino más sencillo”

micksenglishresources

Un blog para profesores y alumnos. Para seguir practicando después de clase

Abulenses Exiliados

Magazine de opinión 3.0 y punto de encuentro para todos los abulenses de Ávila y el mundo

El cuento de Saliary

Un poema a mi paranoia

chuspim

Just another WordPress.com site

elarmariodemma.wordpress.com/

Diario de una periodista

fastonlinemarketing

Just another WordPress.com site

El Rincón de Chava

Blog dedicado a las tácticas de fútbol aplicadas al juego Fifa de Playstation

En mal estado

Microrrelatos y otras historias

A %d blogueros les gusta esto: